Portada

Desde el 1998, el investigador y explorador francés Thierry Jamin recorre el sudeste de Perú en todos sentidos sobre los rastros de la presencia permanente de los Incas en la selva amazónica y de la ciudad pérdida de Paititi.

Después de numerosas campañas de investigaciones, realizadas en colaboración con las autoridades peruanas, Thierry Jamin y sus compañeros crean en septiembre del 2009 una primera organización no gubernamental dedicada a la investigación científica. Una treintena de descubrimientos arqueológicos excepcionales fueron realizados y oficializados, entre 2009 y 2011, al norte del departamento de Cusco. Entre éstos, varias necrópolis, fortalezas y numerosas ciudadelas incas magníficas, pobladas por centenas de edificios, decenas de calles y plazoletas, etc. Thierry Jamin está persuadido que la ciudad principal de sus investigaciones no está más muy lejos.

De la izquierda a la derecha: el arqueólogo español Daniel Merino Panizo y José Casafranca Montes, dos responsables del Instituto Inkari. De la izquierda a la derecha: el arqueólogo español Daniel Merino Panizo y José Casafranca Montes, dos responsables del Instituto Inkari. (Foto: Thierry Jamin, octubre de 2011)

Hoy día, víctima de su éxito, el investigador francés debe transformar, en enero del 2012, su antigua estructura asociativa en una organización más sólida: es el Instituto Inka de Investigación y Revaloración Indígena, o Instituto Inkari - Cusco. Esta organización no gubernamental, sin fin de lucro, tiene como misión principal la investigación científica, la protección y la valorización de sitios arqueológicos que existen sobre el territorio nacional peruano.